La exposición a parabenos durante el embarazo aumenta el riesgo de obesidad en los hijos

La exposición a parabenos durante el embarazo aumenta el riesgo de obesidad en los hijos


La exposición durante el embarazo a parabenos aumenta el riesgo de sobrepeso y obesidad en los hijos durante la infancia. Investigadores del Centro de Investigación Medioambiental Helmholtz (UFZ), en Alemania, han descubierto que el uso de productos con butilparabeno, una sustancia habitual en cosméticos, alimentación y medicamentos, favorece que los niños tengan tendencia a comer más y acaben desarrollando exceso de peso durante los primeros ocho años de vida. Además, han visto que ese efecto es más pronunciado en las niñas.

Los parabenos son sustancias químicas muy usadas como conservantes por su elevado poder antifúngico y antimicrobiano. Pertenecen al grupo de los llamados disruptores hormonales o endocrinos,sustancias químicas capaces de alterar el equilibrio hormonal y el sistema reproductivo en los seres humanos que son capaces de penetrar en el organismo a través de la digestión o por absorción por la piel.





La obesidad durante la infancia se asocia con un aumento del riesgo de sufrir obesidad en la edad adulta, diabetes, enfermedades cardiovasculares y de las articulaciones, cáncer y trastornos de salud mental, como problemas de autoestima
(kwanchaichaiudom / Getty Images/iStockphoto)

Estudios previos ya habían relacionado algunos disruptores hormonales con la obesidad y el sobrepeso infantiles, enfermedades metabólicas que afectan a uno de cada tres niños en los países industrializados y que están consideradas como uno de los desafíos de salud pública más graves del siglo XXI por la Organización Mundial de la Salud. No obstante, hasta el momento no estaba claro si los parabenos en dosis bajas también podrían tener efectos adversos en la infancia y favorecer el sobrepeso infantil.

Para averiguarlo, el investigador Tobias Polte y su equipo analizaron los datos de 629 parejas de madres e hijos entre 2006 y 2008. Evaluaron la cantidad de parabenos a que estaban expuestas las mujeres mediante cuestionarios que debían completar en la semana 34 de gestación. Tras el nacimiento, evaluaron la altura y peso de los hijos cada año hasta los ocho.

Los investigadores hallaron que las madres que habían utilizado más cantidad de productos cosméticos tipo cremas -que no se enjuagaban- con parabenos, presentaban concentraciones tres veces más elevadas de estas sustancias en la orina en comparación con las mujeres que no habían usado productos con parabenos. Y esa concentración, según detallan en un artículo en Nature Communications, se asociaba estrechamente a la predisposición del niño a tener sobrepeso. Cuanto mayor presencia de esta sustancia en la orina, más probabilidad de un aumento de peso en los hijos en la primera y mediana infancia y, sobre todo, en las hijas.





Los parabenos son habituales en los productos cosméticos, ya que se usan como conservantes.
Los parabenos son habituales en los productos cosméticos, ya que se usan como conservantes.
(David Laurens / GTRES)

Una segunda fase del estudio, esta vez con ratones, arrojó luz sobre el por qué de esa relación. Los investigadores vieron que la exposición al butilparabeno inducía la ingesta de comida de los ratones, lo que conducía a un aumento de peso. Aunque no lo demuestran en este estudio, los investigadores sugieren que podría ser porque el parabeno ‘disminuye’ la función de un gen en el hipotálamo, en el cerebro, encargado precisamente de la regulación del apetito. Eso hace que se tienda a aumentar la cantidad de alimentos que se toman.

Que el efecto sea mayor en las niñas, consideran los autores, es porque seguramente ese mecanismo está relacionado con los estrógenos, las hormonas femeninas.



“El impacto de los parabenos no es tan elevado como el del alcohol y un 25% de las mujeres embarazadas beben”




“Es un estudio fabuloso”, valora Miquel Porta, catedrático de salud pública de la Universidad Autónoma de Barcelona. “Está claro que la epidemia de obesidad y sobrepeso actual no se puede explicar solo por factores genéticos y hay muchos factores ambientales que también influyen. Este estudio arroja luz sobre el impacto de los parabenos en un período crítico como es el embarazo”, añade este investigador del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), autor del libro “Vive más y mejor. Reduciendo tóxicos y contaminantes ambientales”, precisamente sobre la influencia de disruptores hormonales en la salud.





“Una exposición elevada a disruptores endocrinos como los parabenos durante el embarazo pueden producir alteraciones en el desarrollo fetal. Ahora bien, esas alteraciones no son sinónimo de enfermedad, sino que aumentan la predisposición a una tendencia aumentada a comer más”, puntualiza Eduard Gratacós, director de BCNatal, centro de medicina maternofetal del Hospital Clínic y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

“Pero luego, y de forma muy importante, está el entorno. Por ejemplo, un niño que naciera con esa predisposición a comer más en una familia vegana seguramente no aumentaría de peso. La programación fetal es sumamente compleja”, añade este experto, para quien los resultados de este trabajo están en consonancia con las recomendaciones actuales de limitar al máximo las sustancias que pueden interferir con el organismo
.

Los expertos piden evitar el consumo de alimentos ultraprocesados
Los expertos piden evitar el consumo de alimentos ultraprocesados
(russwitherington1 / Getty Images/iStockphoto)

“Ahora bien, todo en su justa medida: el impacto de los parabenos no es tan elevado como el del alcohol y un 25% de las mujeres embarazadas beben. Los embutidos también tienen un gran impacto puesto que portan estrógenos y disruptores endocrinos. O los ultraprocesados. Se trata de generar consciencia, más que preocupación”, insiste Gratacós.





En ese sentido, los autores de este estudio concluyen el trabajo afirmando que “nuestros resultados no implican ignorar la importancia de una dieta equilibrada o practicar ejercicio para mantener el peso, sino que son una llamada de atención sobre la enorme importancia de la exposición a factores ambientales durante el embarazo para la susceptibilidad a enfermedades en la vida”.





0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *